José Daniel Ferrer: no votaría por ti ni en las elecciones del infierno

Ni yo… ni en un millón de años, jamas votaría por un mercenario financiado por el imperio…

Santiago Arde

giordanPor Giordán Rodríguez Milanés

Mi anfitrión y yo bebemos unas cervezas en un centro gastronómico manzanillero.

Un señor, con evidentes problemas psiquiátricos, se acerca a nuestra mesa con la mano derecha extendida. Mi anfitrión le dice con desdén: ¨Oye, aquí no vengas, que te pagué para que pusieras unos carteles y no hiciste nada¨. El señor hace una mueca de lástima, y sigue con la mano extendida. Mi anfitrión saca de su bolsillo un fajo de billetes duros y blandos mezclados, extrae uno blando de diez, y se lo da: ¨Vaya, y la próxima vez, ve a ver si cumples porque si no, nananina¨.

El señor agradece.

No entiendo y pregunto. Mi anfitrión me explica que…

Quien me habla –y me paga las cervezas, claro-, es un compañero de secundaria básica, coordinador de la UNPCU en Manzanillo. Unos minutos antes había llegado a la UNEAC –cuando aún no me habían…

Ver la entrada original 754 palabras más

Cuando la víctima no es la víctima. Por Iroel Sánchez

La pupila insomne

“Soy la víctima”, dice el victimario de tanta verdad.  “Una jauría con hambre atrasada” persigue, según él mismo, al muchas veces lobo de quienes no abandonan la institucionalidad. “Fuerzas oscurantistas” lo quieren eliminar,  afirma el autor de frases como: “Es importante ir marcando a cada uno de los escribas para no dejarnos engañar. Ya conocemos a uno pero vendrán otros, recordemoslos.” (sic)

Ver la entrada original 690 palabras más

De la manía lupina. Por Carlos Luque Zayas Bazán

La pupila insomne

“Prodigiosamente fidedignas resultan ciertas frases de Rutilio en los trabajos de Persiles y Segismunda, acerca de hombres transformados en lobos, porque en tiempos de Cervantes se creía en gentes aquejadas de manía lupina.”

Alejo Carpentier. Prólogo de El reino de este mundo.

Quizás los lectores de este blog ya conozcan la opinión que le merece al periodista Fernando Ravsberg el análisis crítico del ejercicio de su profesión con respecto a temas cubanos. Como bien se dice que el diablo está en los detalles, de entrada hay que precisar uno muy significativo: el periodista no se refiere a los análisis, pues de los contenidos de esos trabajos nada opina ahora, como tampoco ha opinado antes, sino de sus autores, sus personas y de su condición ética: para él son miembros de una jauría de ciberguerreros, sólo sedientos de empañar su figura, acosarlo hasta darle caza, provocar el cierre de su…

Ver la entrada original 1.320 palabras más